1 al 7 de agosto – Semana de la Lactancia Materna

1 al 7 de agosto

Semana de la Lactancia Materna

“Empoderémonos ¡Hagamos posible la lactancia materna!”

Para proteger, fomentar y apoyar la lactancia materna, por los innumerables beneficios que aporta a la salud de la madre y el bebé.

Porque:

  • Favorece el vínculo afectivo madre-hijo
  • Posee excelente valor nutritivo
  • Brinda protección inmunitaria contra enfermedades infecciosas
  • Protege contra alergias
  • Mejora el desarrollo cognitivo-psicomotor-emocional-social
  • Genera buena respuesta en las vacunas
  • Contribuye al desarrollo armónico de músculos y huesos de la cavidad bucal
  • Evita infecciones gastrointestinales y respiratorias
  • Menor incidencia de diabetes y síndrome de muerte súbita

La iniciación temprana de la lactancia materna es una estrategia clave para la supervivencia del niño. Según UNICEF iniciar la lactancia desde el primer día de vida puede evitar el 16% de las muertes neonatales, una cifra que puede aumentar al 22% si la lactancia materna comienza durante la primera hora después del nacimiento.

Tradicionalmente se ha considerado que la lactancia materna es asunto exclusivo de la madre. Sin embargo, cuando los padres, las parejas, las familias y la sociedad la apoyan, las tasas de lactancia materna aumentan. Es importante que sea un trabajo en equipo. Capacitar a mujeres y hombres como padres en igualdad también permite facilitar la lactancia materna.

Para lograr que sea óptima hay que atender las necesidades de la mujer y el niño y sus sistemas de apoyo a través de la atención continua desde el embarazo y hasta que el niño cumpla dos años.

Cuando la preparación prenatal incluye a las parejas, se mejora las actitudes y los conocimientos sobre la lactancia materna, se reduce el uso de fórmulas infantiles, se logra mayor apoyo doméstico y asistencial del padre del niño y mayor satisfacción en general.

Las madres que trabajan necesitan tener un entorno laboral propicio que las proteja y apoye para seguir con la lactancia materna cuando regresan al trabajo, dándoles acceso a descansos para amamantar; a un espacio seguro, privado e higiénico para extraer y guardar la leche materna, y a servicios de guardería infantil asequibles.

Estos pasos son imprescindibles para cumplir con las recomendaciones de la OMS, aceptadas en todo el mundo, que habla de lactancia materna exclusiva desde una hora después del nacimiento hasta los 6 meses de edad. Luego, se deben agregar alimentos complementarios nutritivos, mientras se continúa amamantando hasta los 2 años o más.