31 de Mayo – Día Mundial sin Tabaco

31 de Mayo – Día Mundial sin Tabaco

“Un mundo sin tabaco”

 

El 31 de mayo, la Organización Mundial de la Salud promueve a nivel mundial: “Un mundo sin tabaco”.

La AOA se suma a esta propuesta informando sobre los riesgos del tabaquismo en la salud general y bucal, para que seamos conscientes de sus consecuencias.

Sabías que:

  • El tabaco es una de las mayores amenazas para la salud pública mundial que ocasiona la muerte de casi 6 millones de personas al año, de las cuales más de 5 millones son consumidores directos y más de 600.000 son no fumadores expuestos al humo ajeno o fumadores pasivos.
  • El humo del tabaco contiene más de 4.000 productos químicos, de los cuales se sabe que al menos 250 son nocivos, y más de 50 causan cáncer.
  • Pocas personas comprenden los riesgos específicos para la salud que entraña su consumo.

Muchos fumadores desconocen las consecuencias que tiene en la salud general.

  • Hipertensión, hipercolesterolemia, enfermedades cardiovasculares, pulmonares y de vías aéreas superiores, accidentes cerebrovasculares, diabetes, problemas en la vista y de la cicatrización, infertilidad, fracturas, osteoporosis.
  • Cánceres en distintas localizaciones del organismo, ya que los agentes cancerígenos del tabaco actúan en las diferentes fases de la transformación de las células normales en cancerosas.
  • En el embarazo: aborto espontáneo, nacimientos prematuros o de bajo peso, labio leporino.
  • En niños de padres fumadores: síndrome de muerte súbita del lactante, mayor riesgo al asma e infecciones respiratorias.

El humo ajeno  o fumador pasivo compromete la salud y presenta las mismas probabilidades de desarrollar las patologías del fumador.

 

En la cavidad bucal:

  • Disminución del flujo salival, mayor formación de biopelícula de placa bacteriana y sarro.
  • Pigmentación de dientes, restauraciones y encías.
  • Mal aliento o halitosis.
  • Caries dental y enfermedades gingivoperiodontales.
  • Caries dental en la dentición primaria en niños de padres fumadores
  • Enfermedad periodontal de progreso rápido
  • Retracción de encías y abrasiones.
  • Movilidad, pérdida de dientes y rechazo de implantes.

Prevención:

  •  Limitar el uso del tabaco en adolescentes
  • Ayudar a dejar el hábito a los fumadores en general y en especial a aquellos en vías de realizar tratamientos quirúrgicos o implantes en la cavidad bucal.
  • Brindar apoyo terapéutico. Los consumidores de tabaco necesitan ayuda para dejarlo.
  • Informar por todos los medios para lograr conciencia de sus riesgos.

 

Dejar de fumar no es fácil, pero hay que intentarlo. El cigarrillo perjudica la salud del fumador y la de su entorno. Entonces: ¡Intentalo!